SINUOSO

El túnel que nos trae a la vida es curvo y rugoso como un río de montaña. Al llegar, nos protegen con mantas que ya son suaves; aunque su contacto dura poco, seguimos buscando ese cálido recuerdo durante años, convencidos de que podremos recobrarlo gracias a la rectitud del hábito, a la moral, al vacuo entretenimiento de las masas. Olvidamos nuestro origen sinuoso, o más bien lo ignoramos, pues su estela libre y confiada se construye permanentemente a nuestro lado. Ella nunca interviene en nuestra libertad de fingir que no existe, que murió justo cuando nosotros nacimos. El peligro no es obviar los destellos de la estela, sino olvidar definitivamente el final ineludible, el punto donde lo sinuoso y lo recto se encuentran para siempre.

Su estela nunca interviene en nuestra libertad de fingir que no existe, que murió justo cuando nosotros nacimos.
Detalles de la imagen
  • TítuloSINUOSO
  • PaísEspaña
  • AñoJulio 2016