DUNAS

¿Es posible que lo eterno y lo cambiante se encuentren y convivan? Es posible. Yo asistí a su abrazo entre las dunas del desierto más antiguo. Agazapado tras una efímera pared de arena, me sentía como el niño que espía a las amigas de su hermana mientras se cambian de ropa con la naturalidad de quien se cree al margen del mundo. La rebeldía se tornaba miedo a medida que el sol llegaba, y yo tomaba conciencia de mi soledad, que se extendía a decenas de kilómetros a la redonda. Con la claridad del día llegó el encuentro esperado: lo cambiante brotó de cada milímetro de duna, la eternidad emergió de todas partes, y ambos se fundieron en un abrazo fugaz e infinito, sin límites de espacio ni de tiempo.

La eternidad y lo cambiante se fundieron en un abrazo fugaz e infinito, sin límites de espacio ni de tiempo.
Detalles de la imagen
  • TítuloDUNAS
  • PaísNamibia
  • AñoJulio 2015