CICLOS

Cíclica, minada, resbaladiza, puntiaguda, repleta de pozos, austera y llena a la vez. Así es la búsqueda. Carece de origen y no tiene final. La dividen solamente algunos puntos de descanso con entrada lenta y salida acelerada, precoz incluso a nuestros ojos. No, no hay final. Cuando pienses que llegaste, estarás más equivocado que en cualquiera de tus confusiones. Fuera la camisa, deshazte de los zapatos, luego encuéntralos de nuevo, vuelve a vestirte con ellos. Camina corre párate acelera avanza aminora respira. Repite hasta llegar al secreto de la búsqueda: que esa búsqueda…

No, no hay final. Cuando pienses que llegaste, estarás equivocado.
Detalles de la imagen