BUSHEDGE

¿Qué ruido hizo el gran árbol cuando golpeó la alfombra de musgo? ¿Continúan de luto los otros árboles, o celebraron la caída de su dios? Tal vez, en su lucha contra la muerte, el gran árbol apoyó su copa en otras copas, o buscó auxilio en unos troncos conocidos que, sin disimulo, empezaron a mirar hacia otro lado. De repente, los árboles del bosque laberíntico renunciaban al imperio que los había cobijado. Ahora, tendido en el suelo, su antigua grandeza toda al descubierto, el imperio expone su vulnerabilidad al musgo, a las hormigas, al agua densa y limpia filtrándose entre las ruinas del pasado. Y cada mordisquito de hormiga, cada gota de agua cayendo en esa tumba orgánica, traen una nota de la escala, una visión de todo lo que fue.

Los árboles del bosque laberíntico renunciaban al imperio que los había cobijado.
Detalles de la imagen