CANTÁBRICO

La ola avanza. Muestra su fuerza primitiva. Recoge la inercia de los millones de olas que la han precedido, se acelera, se precipita y estalla sobre la roca. La ola desliga de la roca los trocitos sólidos que le dicen adiós a la orilla, porque no saben que pronto pasarán a formar parte de ella. Existe un choque, y luego una retirada; un nuevo avance y una despedida más. El agua y la tierra interactúan con la violencia de los amantes en el juego táctico de una pasión que no entiende de horas, ni de días ni noches, ni de principios, ni de fines.

Cada ola avanza, muestra su fuerza primitiva que contiene la inercia de los millones de olas que la han precedido.
Detalles de la imagen